10 Consejos para “sobrevivir” a las comidas navideñas

10 Consejos para “sobrevivir” a las comidas navideñas

cena-navidad

Sabemos que son unos días de excesos, donde nos reencontramos con familiares, compañeros y seres queridos, y celebramos las fiestas generalmente sentados a la mesa. Sin embargo, el cúmulo de celebraciones, nos puede llevar a empachos, indigestiones, e incluso falta de energía (irónicamente!) por comer demasiado. Por eso, proponemos una serie de consejos para salir airoso de los compromisos y fiestas de estos días, sin que pase demasiada factura a nuestro cuerpo.

 

1- No saltarse ninguna de las 5 comidas diarias: Incluso en Navidad, es importante realizar las cinco comidas diarias recomendadas, para evitar el picoteo y llegar a la comida hambriento, que nos haría ingerir más de lo que nuestro organismo necesita y puede asimilar, llevándonos a indigestiones y empachos. Estas comidas pueden ser ligeras y abundantes en frutas y hortalizas, que nos darán un aporte importante de fibra, para ayudar a regularnos. ¡Muy importante no saltarse el desayuno, comida más importante del día! Ya en las comidas, procure servir raciones equilibradas y en cantidad moderada, y evite repetir.

2- Es importante mantenerse hidratado, incluso en Navidad, no saltarse los 2 litros de agua recomendados al día. Importante: ¡No sustituir por alcohol ni refrescos! El agua nos ayudará a mantenernos sanos, hidratados y a mantener el equilibrio de nuestro organismo, incluso cuando nos pasemos un poco con las comidas. Además de agua, se pueden tomar infusiones, sopas y caldos como alternativas.

3- Si le toca cocinar, intente no picar mientras lo hace. Si quiere picar algo, puede optar por una pieza de fruta o un puñadito de frutos secos, recordando que la cantidad diaria recomendada de éstos, es “lo que quepa en la palma de tu mano”. Las almendras, por ejemplo, son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes; poseen demostrados beneficios cardiosaludables, y tienen la propiedad de saciar por lo que ayudan a evitar que se coman otros alimentos más calóricos.

4- Las comidas copiosas pueden dar problemas de indigestión, gases o hinchazón. Para ayudar al proceso digestivo, tomar una infusión o té después de comer, ayudará a aliviar las molestias. Por ejemplo, algunas de las más digestivas son el poleo, jengibre y manzanilla. Para las digestiones pesadas y contra la hinchazón y flatulencias, el hinojo o el anís verde. El tomillo es ideal contra los empachos, y la tisana, para la acidez.

5- Intenta compensar con comida más austera y sana el resto de los días. En Navidad, los menús de las reuniones familiares y de empresa suelen incluir aperitivos con fritos y platos con salsas, alimentos llenos de grasas saturadas. Por eso, entre eventos, procura cocinar al horno, vapor o plancha, evitar los dulces industriales y los precocinados y sustituirlos por fruta y alimentos cocinados con aceite de oliva, que ayudará al equilibrio cardiovascular.

6- ¡Moderación con el alcohol! En estas fechas se tiende a abusar de productos como el tabaco y el alcohol, y pueden pasar factura a corto y largo plazo. El alcohol es un aporte de calorías vacío e inútil, además de producir la temida resaca. Para evitar el dolor de cabeza al día siguiente, combina entre copas algún vaso de agua con gas o limón.

7- Mantenerse activo: La actividad física ayuda a realizar la digestión. No son días para matarse en el gimnasio, pero actividades como ir a dar un paseo o bailar, puede ayudarnos a mantener el equilibrio. La Organización Mundial de la salud, recomienda al menos 30 minutos al día de ejercicio. Hay numerosos mercadillos navideños por la ciudad, y siempre es una alternativa agradable ir a pasear con los suyos y disfrutar del ambiente y la iluminación de las calles en Navidad.

8- ¡Cuidado con los dulces! Mantecados, polvorones, turrones… están por todos lados estos días y son una dulce tentación, pero hay que consumirlos sin excesos. Intente no repetir postre para reducir un poco la ingesta de azúcar, y cuando no estés de comida con compañeros o familiares, intenta optar por fruta como postre para compensar.

9- No pasarse con la sal: La sal provoca retención de líquidos e hipertensión, por lo que se recomienda su uso moderado. Para “alegrar” los platos, se pueden usar alternativas como apio, especias o hierbas aromáticas. Si puede ser, evite también los alimentos precocinados y enlatados,por su alto contenido en sal.

10- Cuidado con las grasas saturadas: procura que los alimentos que las contienen como el queso, los embutidos o los fritos, no supongan mucho más de un 7% de lo consumido. ¡En la moderación está la clave!

Share this with friends

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>