SevillaTerrazaGuadalquivir y Río Grande: la historia de la ciudad de Sevilla.

Guadalquivir y Río Grande: la historia de la ciudad de Sevilla.

La ciudad de Sevilla y el río Guadalquivir tienen una gran historia detrás. El río, al que los árabes apodaron como “Al-wadi al-kivir”, es una de las grandes fortunas de la ciudad, y no solo porque le de un toque muy especial a la ciudad, sino porque colocó a la ciudad de Sevilla como el centro de Europa al realizar el comercio con América. 

Pero Sevilla no es solo río. La capital de Andalucía ofrece muchas más opciones que se han ido construyendo a lo largo de la historia.

Los primeros asentamientos en la ciudad de Sevilla

Lo que hoy conocemos como Sevilla tuvo sus primeros asentamientos entre un lado del río Guadalquivir y el arroyo Tagarete, con la calle Betis como una de las principales, al igual que en la actualidad. 

Tras estos asentamientos, la ciudad se fue expandiendo después de que el cauce fluvial sobre el que creció la ciudad fue desecado. Esa zona también se incorporó a la ciudad y se formaron algunas de las zonas más importantes de la ciudad de Sevilla como, por ejemplo, la Alameda de Hércules.

Ya en el siglo XIX, tras tirar las murallas, se eliminó el Targarete ya que no permitía que la ciudad siguiera creciendo a buen ritmo.

En el siglo XX, las modificaciones al cauce del río se volvieron más importantes ya que se procedió a las cortas, que son canales artificiales que acortan el recorrido del río Guadalquivir, y gana en caudal, lo que hacía que se navegara más rápido.

Hoy en día, el río Guadalquivir es uno de los atractivos turísticos más importantes, y no solo de Sevilla, también de Andalucía. Por ello, observar todo su esplendor mientras degustas un menú delicioso es todo un lujo. Y podrás hacerlo en el restaurante Río Grande, situado en una de las calles principales, la calle Betis.